La protección adecuada de las fachadas de los edificios es una cuestión que, en los últimos tiempos, ha ganado protagonismo en el sector de la construcción. La llegada de los Fondos Next Generation, acompañados de una mayor concienciación ambiental, está siendo un importante catalizador para que cada vez más edificios se estén uniendo a la ola de la rehabilitación energética.

Proteger las fachadas, dentro de las actuaciones en la envolvente de los edificios, no solo es esencial para mejorar la eficiencia energética, repercutiendo en importantes ahorros económicos y de energía, sino también para garantizar la durabilidad a largo plazo de las estructuras.

En este artículo, explicamos cómo proteger las fachadas en la envolvente de los edificios, profundizando en algunas de las soluciones y resaltando los motivos por los cuales es esencial acometer este tipo de intervenciones.

¿Por qué es importante proteger las fachadas?

La protección de las fachadas de los edificios va más allá de la mera estética y también representa un aspecto clave en la sostenibilidad, eficiencia energética y durabilidad de las construcciones.

A continuación, se detallan algunos motivos por los que se pone en valor la importancia de proteger las fachadas:

1. Incremento del valor del inmueble

Las fachadas juegan un papel fundamental en el valor de los inmuebles al ser la carta de presentación del edificio y su estado influye directamente en el valor patrimonial de estos. La protección de la fachada, mediante la implementación de sistemas que mejoran el confort térmico y la eficiencia energética, revaloriza los espacios y les proporciona mayor valor.

2. Aumento de la resistencia a condiciones climáticas

Desde un enfoque estructural, las fachadas operan como una barrera primaria contra los agentes climáticos. La implementación de sistemas adecuados no solo mitiga la entrada de humedad, previniendo posibles daños estructurales, sino que también optimiza la resistencia del edificio ante condiciones meteorológicas adversas, mejorando así su desempeño y longevidad.

3. Reducción del coste de mantenimiento

La inversión inicial en la protección de las fachadas se traduce en una gestión eficiente de los costes de mantenimiento a lo largo del ciclo de vida del edificio. La prevención del deterioro prematuro minimiza las necesidades de intervenciones correctivas, prolongando así la durabilidad de los elementos constructivos.

4. Cumplimiento normativo

Desde el punto de vista normativo, la protección adecuada de las fachadas constituye un requisito esencial para cumplir con las exigencias reglamentarias en materia de eficiencia energética y seguridad estructural, como las indicadas en el Código Técnico de la Edificación (CTE). Además, también puede traducirse en incentivos fiscales y mejoras en la clasificación energética del edificio.

5. Contribución a la sostenibilidad

La elección de soluciones para la protección de fachadas, como el SATE, se integra con objetivos más amplios de sostenibilidad en la construcción, como los establecidos por la Unión Europea para 2030. La aplicación de materiales aislantes y prácticas que reducen el consumo energético contribuye de manera directa a la eficiencia ambiental, alineándose con estrategias de construcción sostenible.

6. Mejora del confort interior

Desde la perspectiva del confort, un aislamiento térmico efectivo en las fachadas no solo optimiza la eficiencia energética, sino que también incide directamente en la mejora interior. La estabilización de las condiciones térmicas promueve un ambiente habitable más confortable, reduciendo la necesidad de sistemas de climatización externos y elevando la calidad de vida de los ocupantes.

¿Cuáles son las soluciones para la protección de la fachada más destacadas?

La protección de las fachadas en el ámbito arquitectónico demanda soluciones con un enfoque orientado a optimizar la eficiencia energética y la durabilidad estructural. Entre las diversas soluciones disponibles, como veremos, destaca el Sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE) como una alternativa más eficiente, aunque siempre dependerá de las necesidades y los requerimientos del edificio.

1. Fachada ventilada:

La implementación de fachadas ventiladas es una técnica constructiva que implica la disposición de un revestimiento exterior sobre una capa aislante.

Este diseño facilita la circulación de aire entre la pared y el revestimiento, promoviendo la ventilación y minimizando la acumulación de humedad. Sin embargo, se debe abordar con precaución la complejidad técnica asociada con la instalación y mantenimiento de este sistema.

2. Inyección de cámara:

La técnica de inyección de cámara se basa en la introducción de material aislante en la cavidad de la pared. Aunque esta solución puede mejorar la resistencia térmica, se presenta retos que pueden dificultar su rendimiento, como la uniformidad en la aplicación y el control del proceso, lo que requiere una meticulosa supervisión técnica.

3. Sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE):

El SATE es una solución técnica integral y eficaz para la protección de fachadas. Consiste en la aplicación de una capa de aislamiento térmico directamente sobre la fachada exterior, seguido por un revestimiento protector. Esta técnica elimina los puentes térmicos y establece una barrera continua de aislamiento, proporcionando un rendimiento térmico interior excepcional y repercutiendo en ahorros energéticos considerables.

El sistema SATE es la solución más destacada a la hora de proteger las fachadas de la envolvente del edificio.

Proteger fachadas con SATE

Ventajas de instalar un sistema SATE en la envolvente del edificio

  • Ahorro energético: Reduce significativamente las pérdidas de energía, con ahorros de hasta el 60%, disminuyendo la demanda de sistemas de climatización.
  • Solución responsable con el medioambiente: La instalación de este tipo de soluciones contribuye a reducir las emisiones de CO2.
  • Confort térmico y acústico: El sistema SATE, garantizando una envolvente térmica eficiente y la eliminación de puentes térmicos, proporciona una temperatura uniforme durante todo el año, mejorando el bienestar interior. Además, también ofrece propiedades aislantes a nivel acústico.
  • Incremento de la durabilidad del edificio: Esta solución asegura una mayor protección a las fachadas frente a agentes externos, haciendo que su durabilidad y vida útil sea superior.
  • Versatilidad estética: Permite una variedad de acabados, preservando la estética arquitectónica del edificio.

SATE Rhonatherm: La solución integral para la protección total de la fachada

Dentro de las soluciones de aislamiento térmico por el exterior, SATE Rhonatherm destaca como la solución integral para la protección de las fachadas de los edificios de fabricación española con más metros cuadrados instalados. Esta solución incorpora tecnologías avanzadas para una eficiencia energética superior y una resistencia excelente frente a factores externos.

SATE Rhonatherm, orientado a potenciar el confort térmico y disminuir el consumo energético, logra viviendas más sostenibles y ahorros económicos considerables. Además, dispone de una Evaluación Técnica Europea (ETE) que respalda la eficacia del sistema y calidad de los materiales que lo conforman. Este respaldo técnico es esencial al considerar la instalación de una solución de confianza, ya que proporciona una base sólida para transmitir a los clientes finales.

Rhonatherm garantiza la excelencia en la instalación, asegurando un acabado impecable y un seguimiento detallado durante la ejecución de la obra, gracias a la supervisión constante de sus especialistas técnicos. Este sistema forma parte de la solución envolvente total de Envoltherm, fruto de la alianza estratégica entre Isaval, BMI y ChovA. Envoltherm es la solución arquitectónica global para el aislamiento y la impermeabilización de edificios que protege todas las vertientes que lo conforman: la horizontal, la vertical y la inclinada.

En definitiva, la protección de las fachadas es crucial para actuar y mejorar la eficiencia energética y la durabilidad de los edificios. Entre las diversas opciones disponibles, el sistema SATE Rhonatherm, destacan como una de las soluciones más eficaces, ofreciendo beneficios notables para la sostenibilidad y un rendimiento a largo plazo de las estructuras arquitectónicas.

¿Estás buscando una solución para proteger la envolvente de tus proyectos constructivos? Contacta con nosotros. Estaremos encantados de presentarte la mejor solución del mercado.